Domingo, 04 Septiembre 2016 00:00

El silbido de Hilario

 
Valora este artículo
(0 votos)

OttoJansen2Ya todos en el barrio, igual en los más cercanos y los más distantes, saben que los atracos y los disparos son con más frecuencia en las madrugadas. Las 2:00, las 3:00 de la mañana como cuando apareció el camión, entraron a la casa de la familia, nadie sabe cómo y golpearon a la señora, su hijo y su niña; luego se llevaron todo lo que había allí, igual que se tratara de una mudanza. O como cuando saliendo de los novenarios, quienes se quedaron tomándose una botellita en la casa de la difunta fueron sometidos con armas por esos muchachos que andaban en dos camionetas nuevas y se llevaron el plasma, el aire y la comida que habían comprado en los operativos. No es que sea automático, han habido otros casos; los periódicos destacan muertes al mediodía por robos, en horas de la tarde o ya empezando la noche, pero en las barriadas ha comenzado a funcionar así: madrugando. Se sabe que son los zagaletones del patio que se encompinchan con otros de afuera; de allí que sea sorprendente, sin embargo, que a la hora de 5:00, aún oscuro, la gente sale a la avenida persignándose, mientras caminan para no escuchar los silbidos de Hilario; aquel de la leyenda que ahora se le siente, no por una trocha veguera, sino por las calles largas de las barriadas en horas del alba.

Más que nunca los pobres han sido burlados por aquellos que dicen ser sus representantes

“Un siglo después del Manifiesto Comunista, treinta años después de la revolución rusa, después de victorias deslumbrantes y derrotas abismales, el movimiento revolucionario parece haber desaparecido... Más que nunca se trata hoy de una cuestión de marxismo, de socialismo, de la clase obrera y de un nuevo período histórico, pero más que nunca el verdadero marxismo ha sido burlado, el socialismo vilipendiado; más que nunca la clase obrera ha sido vendida y traicionada por aquellos que dicen ser sus representantes. ...” “... es un socialismo inseparable de los campos de concentración, de una explotación social inhumana y de una dictadura atroz, de una imbecilidad generalizada” (Cornelius Castoriadis, en la revista Socialisme ou Barbarie, sobre consideraciones dentro del marxismo, en el año de 1948). La cita que no tendría nada que ver con la otra de la leyenda rural criolla; proyecta hasta qué grado se eleva el horror intelectual y la distorsión social en Venezuela, en pleno siglo XXI, setenta y tantos años de la reflexión mencionada. Ya salidos de la Segunda Guerra Mundial, pensadores hasta ese momento militantes del socialismo, revisaban sus ideas y el balance no podía ser más deplorable sobre eso que llama el señor Castoriadis la imbecilidad generalizada; esa que hoy, con idéntico traje rojo, persigue, amenaza y quiere enterrar a los venezolanos en los campos de concentración de la miseria, el hambre y la atrofia de la dignidad.

Violencia y semilla antisocial contra la esperanza colectiva

Refiero a Ciudad Bolívar, pero es similar según muestran los indicadores en todas las poblaciones de Guayana. La amenaza antisocial vive con los vecinos, viene de adentro; de los jovencitos hasta ayer en las escuelas, ahora tras la piedra y las fechorías que van creciendo en dimensión y atrevimiento. Los barrios que una vez fueron atrapados por el discurso de la revolución, son lugares de escepticismo, abulia; de desdén por el Gobierno. No es para menos, de las bailantas en las canchas con instructores cubanos de los primeros años, no queda nada. Los Barrio Adentro, son un paño para no morir de soledad en las emergencias, pero no tienen credibilidad y medicinas mucho menos. El alcalde y el gobernador recorrieron cuando la campaña de las parlamentarias, las comunidades donde siempre contaron con respaldo; pero el voto fue abrumador en contra. Ahora, es en las páginas enteras de los periódicos donde aparecen sonrientes festejando ferias potencias en despilfarro. Las colas de hombres y mujeres en búsqueda de la comida y los amaneceres retando la inseguridad, son ceremonia perpetua en las barriadas. No entran en cuenta de requerimientos: el transporte, el agua, luz o asfaltado. “Acribillado a tiros murió un joven” en Parque del Sur de esta ciudad. “Los ajusticiaron dentro de una barraca” dos muchachos en invasión El Milagro de Agua Salada de Ciudad Bolívar. “Asesinado mototaxista para robarlo” en el barrio La Democracia de la Parroquia José Antonio Páez. “Un muerto y un herido tras balacera en Los Coquitos” de la parroquia Marhuanta. El vacío de las autoridades es proporcional al silbido de Hilario todas las noches. Cuando amanece, las comunidades respiran un poco; la esperanza se hace rumor con el referendo revocatorio, figura hasta hace poco sin contenido, ahora convertida en letanía colectiva. Viene después del 1, la recolección de firmas...

Visto 13812 veces Modificado por última vez en Domingo, 04 Septiembre 2016 16:50
Otto Jansen

No sólo comunica por deber, sino que también lleva en sí la angustia de una región que pudo haber sido mejor. Semanalmente, expone ideas para contribuir con el fortalecimiento moral de Bolívar en Bienmesabe.

Los centros de coordinación policial Cachamay, 11 de Abril y Roscio han sido atacadas con armas de fuego y granadas en apenas cuat...

En otro caso en el que convergen el hacinamiento carcelario, la permanencia de reos en centros de detención preventiva y descontro...

Allanamientos violentos y sin órdenes judiciales suceden en la entidad desde 2017, efectuados por los oficiales. Los vecinos han d...

A Víctor Manuel, de 18 años, lo encontraron decapitado. Su cabeza estaba incrustada entre las rejas de una casa de la invasión La ...

El director del Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), Roberto Briceño León, estuvo en un foro de la Escuela de Derecho de la...

Visitantes y pescadores del Paseo Orinoco, en el municipio Heres, tuvieron que ser desalojados por la crecida del río, cuyo nivel ...

A pesar de los reclamos, habitantes del sector no han recibido solución de Corpoelec -desde el 9 de febrero- para el reparo o sust...

Luego de las 9:30 de la noche de este miércoles se produjo el incidente en la Subestación Cayaurima, que afectó a varios sectores ...

La amenaza antisocial vive con los vecinos, viene de adentro; de los jovencitos hasta ayer en las escuelas, ahora tras la pie...

Hidrobolívar trabajará en la instalación de una tubería en el Acueducto Oeste de Ciudad Bolívar, lo que ameritará la suspensión de...

El cantor bolivarense, famoso por su guasa La Sapoara y sus aguinaldos La Barca de Oro y Casta Paloma, vivió toda su vida en la ti...