Detenidos entre el 22 y 24 de enero en Ciudad Guayana han sido privados de libertad, a excepción de menores de edad que recibieron medidas cautelares, y mujeres y ancianos con arresto domiciliario.

Eran aproximadamente las 9:00 de la noche del 23 de enero, cuando Alexander Ramírez, de 31 años, venía de comprarle una bombona de gas a unos bachaqueros del sector Vista Alegre en San Félix. Estaba acompañado de su sobrina.

A unas dos cuadras de la Panadería Horizonte, en el sector Primero de Mayo, se percató de la turba de gente que corría, y se apartó a un lado junto a su sobrina. Funcionarios militares buscaban detener a responsables de los saqueos registrados esa noche, pero se llevaban también a todo el que estuviera en el lugar y momento equivocado.

Uno de ellos fue Alexander, según lo relatado por su esposa Andrid Idrogo, una de las familiares de los arrestados de esa noche, quienes la mañana de este 7 de febrero protestaron a las afueras del Palacio de Justicia en Puerto Ordaz, para exigir su libertad.

“Mi sobrina jalaba a su tío para que no se lo llevaran. La bombona la dejó en el sitio, lo bajaron del machito (carro) y lo pusieron a agarrar cosas de las que habían quedado en la calle. Un vecino, Ildemaro Ramos, estaba visitando a la novia y saliendo de la casa lo agarraron”, denunció Idrogo.

Kervin Lozano, de 21 años, es futbolista. La noche del 23 de enero, relató su mamá Carmen Romero, estaba sentado afuera de su casa ubicada en Colinas de Unare, en Puerto Ordaz. No portaba cédula de identidad, incluso estaba descalzo. “Se molestó con la novia y salió a pasar la rabieta”.

Un amigo venía llegando, y a los dos se los llevaron apresados. En la zona no hubo disturbios, pero fueron culpados de ser partícipes de saqueos en la esquina caliente de Unare. Actualmente se encuentra recluido en el comando de la Guardia Nacional en Sidor, imputado por los delitos asociación para delinquir, traición a la patria y saqueo.

“Al momento de la detención, a todos los agarraron a golpes. En el comando no los han golpeado, pero reciben maltrato psicológico”, afirmó Romero.

Jesús Alberto Díaz, de 19 años, es barbero y se dedica a la compra y venta de oro. También fue privado de libertad y vinculado a disturbios en la esquina caliente de Unare. Su madre, Juli Fran, relató que venía de visitar a su novia y se dirigía a Colina de Unare. Lo detuvieron cerca de una panadería a una cuadra de donde se dieron los hechos en que lo implicaron.

A excepción de menores de edad -quienes recibieron medidas cautelares-, y mujeres embarazadas y adultos mayores -con arresto domiciliario-, los detenidos por saqueos y manifestaciones entre el 22 y 24 de enero en Ciudad Guayana, fueron privados de libertad.

La mayoría de las denuncias coinciden en que los aprehendidos no eran partícipes en saqueos, en algunos casos como el de Jickson Rodríguez, protestaban tocando cacerolas contra Nicolás Maduro. Otros han denunciado que su familiar fue sacada de su casa para su arresto. El maltrato físico por parte de los funcionarios ha sido una constante.

Template by JoomlaShine