El Consejo de Caciques y la Guardia Nacional no habían llegado a acuerdos luego de varias horas de reuniones.

El Consejo de Caciques Generales del pueblo pemón tomó este domingo el campamentos de Edelca y el alojamiento turístico Ara Merú, donde, según denuncias, se hospedaron los funcionarios responsables de la incursión armada en una mina en Campo Carrao, en el Parque Nacional Canaima, y que dejó un saldo de un pemón herido y otro asesinado.

Aunque los indígenas tomaron también la pista de aterrizaje y el Instituto Nacional de Aeronáutica Civil (INAC) suspendió los vuelos a la zona, Gregorio Rivas, habitante de Canaima, indicó que se estaban habilitando aviones para el desalojo de turistas. Al final de la tarde fueron sacados 34 turistas.

“Se están desalojando a los generales de Canaima, la comunidad ya les dijo que no tienen nada que hacer allí. Exigimos el desalojo de las fuerzas armadas y que se aclare toda esta situación”, manifestó Rivas.

Los tres funcionarios apresados por la comunidad no serán entregados a las autoridades venezolanas hasta tanto no sean identificados y determinado a qué organismo pertenecen. Temen también por la seguridad de Carlos Peñaloza, el indígena lesionado que se mantiene hospitalizado en el Complejo Universitario Hospitalario Ruiz y Páez, en Ciudad Bolívar.

Aunque el parte oficial no indica qué organismo hizo la incursión armada en una mina en la zona Arenal de Campo Carrao, indígenas sostienen que son de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim), quienes llegaron en aeronaves del Estado. Carlos y Charles Peñaloza resultaron heridos, y este último falleció cuando era intervenido quirúrgicamente en el hospital Ruiz y Páez.

Template by JoomlaShine