Lando Norris, George Russell, Alexander Albon y Antonio Giovinazzi serán las nuevas caras que se verán en la venidera temporada de la máxima categoría del automovilismo

Melbourne.- Son cuatro, tienen entre 19 y 25 años y, más o menos experimentados, disputarán su primera temporada completa en Fórmula 1 en 2019. ¿Quiénes son Lando Norris, George Russell, Alexander Albon y Antonio Giovinazzi antes de sus primeras vueltas en Australia el fin de semana?

Norris (McLaren), precocidad y millones

A los 19 años, Lando (ninguna relación con el personaje de Star Wars) Norris se convierte en el británico y en el piloto más joven en ponerse a los mandos de un McLaren en la categoría reina del automovilismo.

"Es mucho para mis hombros pero no creo que sea algo malo. Voy a intentar dar un efecto positivo", promete el gracioso joven, que destaca en las redes sociales por su sentido del humor y por reírse de sí mismo.

'#L4NDO' tiene sólidas referencias sobre un monoplaza, pues ganó al primer intento en la mayoría de las categorías inferiores. El único lunar fue la segunda plaza en Fórmula 2 del año pasado, por detrás de George Russell. En esta ocasión sus detractores han recordado los programas de ensayo intensivos de los que se ha beneficiado gracias a los millones de su padre, el inversor Adam Norris. 

Piloto de desarrollo en 2017 y después de ensayos en 2018 en McLaren, el nacido en Bristol llega a la Fórmula 1 en un ambiente que conoce y con varias sesiones de ensayos libres del año pasado bajo el brazo. 

El pequeño (1,70 m) tendrá que lidiar con un equipo en reconstrucción, poco conocido por dar una segunda oportunidad a los jóvenes pilotos que no le satisfacen plenamente.

Russell (Williams), voluntad de hierro

Todo el mundo se asombra de la madurez y la seriedad del gran George Russell (1,86 m). Su jefa, Claire Williams, se dijo sorprendida porque a los 21 años casi podría ser su hijo. El apartado director técnico de Williams, Paddy Lowe, lo describe como "humilde e inteligente" pero esconde una organización y una voluntad de hierro.

"Sé de lo que soy capaz y sé lo que sueño. Pero es importante no dejarse llevar y que cada cosa llegue en su momento. No quiero decir 'voy a ser campeón del mundo en dos años', pero creo en mí mismo", expresa.

Gran amigo de Alexander Albon, viene del seno de Mercedes, que le ha "colocado" en Williams con la idea, quizás, de promoverle a la escudería plateada más adelante. 

Vencedor del campeonato de F2 el año pasado tras el de GP3 en 2017, tiene exactamente el mismo perfil de trayectoria que el monegasco Charles Leclerc (Ferrari), que ganó estas competiciones un año antes que él.

Albon (Toro Rosso), 'el Principito'

Primer tailandés en competir en lo más alto del automovilismo desde el príncipe Bira a mitad del siglo pasado, Alexander Albon no tiene, a sus 22 años, ninguna experiencia en la F1. "Soy el perfecto debutante", ironiza.

Alto (1,86 m), de padre británico y madre tailandesa, fue "repescado" por Helmut Marko, el creador de reyes en Red Bull que le había descartado de su programa de jóvenes pilotos en 2012.

La sustitución de Daniel Ricciardo por Pierre Gasly en la escudería austríaca dejó un asiento vacío en Toro Rosso, que ha preferido confiar en él en lugar de conservar al neozelandés Brendon Hartley, decepcionante el año pasado.

En su palmarés solo figura un segundo puesto en GP3 en 2016 y una tercera plaza el año pasado en F2 (por detrás de Russell y Norris). 

Giovinazzi (Alfa Romeo Racing), regreso a Italia

El más viejo (25 años) de los debutantes de 2019, Antonio Giovinazzi, no es un completo aprendiz. Sustituyó a Pascal Wehrlein, lesionado, en dos ocasiones en Sauber en 2017 (12º en Australia, accidente en China). Y en 2017 y 2018 el italiano ha sido también piloto reserva de Ferrari, Haas y Sauber (convertida en Alfa Romeo Racing), rodando en ensayos libres para estos dos últimos.

"Es mi primera temporada con mi propio vehículo, en un buen equipo, con un compañero (Kimi Räikkönen) del que puedo aprender mucho", se alegró Giovinazzi (1,83 m), que ha competido poco últimamente.

Primer italiano en la F1 desde Jarno Trulli y Vitantonio Liuzzi en 2011, vistiendo encima los colores de una marca italiana, Alfa Romeo, 'Giovi' asegura que no siente "demasiada presión sino sobre todo orgullo". 

"Ahora empieza el verdadero trabajo. Tengo que dar el máximo para asegurarme de demostrar a los italianos que tenemos también un buen piloto", añadió.

Template by JoomlaShine