Médicos comunicaron a beneficiarios del sistema de salud de CVG y filiales, y Pdvsa, que solo atenderán emergencias médicas.

Desde noviembre de 2018, con algunos pequeños pagos parciales, la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), empresas filiales y Pdvsa mantienen una deuda millonaria con las clínicas privadas, además de los descuentos inconsultos en pagos a honorarios médicos, los cuales llegan a más de 50% de lo que se comprometieron a pagar.

“Muchos de nosotros, a nivel privado, no vemos un cheque desde hace muchísimos meses. Si hemos visto alguno ha sido un dinero devaluado”, manifestó Edgar Gilbert, médico cirujano y exjefe de servicios del Hospital Uyapar, junto con miembros del Colegio de Médicos en Bolívar.

Señaló que en las últimas facturas de Sidor, correspondientes a mayo, la unidad monetaria va por más de 400% de pérdida de su valor real.

“Estamos sufriendo las consecuencias porque somos los únicos profesionales que trabajamos a crédito. Ninguno cuando va a un taller a reparar un carro o comprar una batería le permiten pagar a crédito”, acotó.

El gremio que trabaja en clínicas privadas comunicó a CVG, filiales y a Pdvsa que solo atenderán emergencias, consideradas estas según lo que establece la Organización Mundial de la Salud, y apegarse estrictamente al Código de Deontología Médica.

“Sobre las noticias de que pelotean a los pacientes en las clínicas, quien lo haya hecho está incurriendo en delito y nosotros somos los primeros en condenarlo”, aseveró.

Gilbert agregó que se trata de una medida para presionar a las compañías a honrar las deudas con las clínicas.

La Asociación de Clínicas de Guayana (Asocligua) no ha comunicado el monto total de la deuda. Gilbert estima que tan solo a una clínica privada, Pdvsa debe 8 millardos de bolívares, cifra que igualaría CVG.

Otra de las consecuencias es la deuda de las clínicas con los proveedores, lo que ha incidido en la reducción del stock de medicamentos e insumos médicos, ya que estos deben ser cancelados en dólares.

Gilbert advirtió también sobre la proliferación del mercado negro en medicinas y material médico de baja calidad.

El presidente del Colegio de Médicos, Hugo Lezama, manifestó que los médicos no escapan a la precariedad laboral y su remuneración.

“Hasta finales de año pasado hemos luchado por mantener los convenios con compañías aseguradoras, para complementar el trabajo con la parte pública”, señaló.

Template by JoomlaShine