La Planta de Pellas es, hasta ahora, la única área industrial de la Siderúrgica del Orinoco en operaciones, pero su ritmo es deficiente. La producción total de los primeros nueve meses de 2019 no logra completar ni un mes de producción a tono con la capacidad instalada. Entretanto, las acerías han estado aletargadas todo el año.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Las acerías de Planchones y Palanquillas de la Siderúrgica del Orinoco Alfredo Maneiro (Sidor) han estado en un sueño profundo desde 2018. En 2019 no han logrado sumar ni una tonelada de acero a los registros de producción, pues en general la mayoría de las plantas industriales de la otrora siderúrgica más importante de América Latina y el Caribe ha estado paralizada.

La única línea de producción que ha operado en este 2019 es la Planta de Pellas, que ha producido 379 mil 907 toneladas del aglomerado de mineral de hierro entre enero y septiembre, de acuerdo con fuentes extraoficiales. El mes de mayor producción fue agosto con 141 mil 108 toneladas de pellas; pero lo cierto es que la suma de los primeros nueve meses del año no alcanza a completar ni un mes de producción a máximo ritmo.

La Planta de Pellas de Sidor tiene una capacidad instalada de 8 millones de toneladas del aglomerado, por lo que la producción de enero a septiembre denota un ritmo de operación de 6,3% de la capacidad del área.

“El deterioro de la Planta de Pellas, como en todas, ha sido bastante severo; la situación de Sidor es tan crítica que si no hay una inyección de dinero por parte de un inversor o el Estado no se van a ver mejoras ni en mediano ni en corto plazo”, sostuvo un trabajador con más de dos décadas de servicio en la industria, que pidió mantener su nombre en reserva por temor a represalias.

En marzo de 2019, durante una visita relámpago de Nicolás Maduro a Guayana, el presidente de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), Pedro Maldonado, informó que las líneas A y B de la Planta de Pellas de Sidor fueron sometidas a un proceso de reconstrucción en dos fases con una inversión de 84 millones de euros. En esa ocasión, trabajadores negaron que se estuvieran realizando reparaciones.

Tres meses después, la estatal informó a través de una nota de prensa sobre el arranque -en junio- de la línea “B” de la Planta de Pellas tras una parada de mantenimiento y como parte del “proceso de recuperación” de la industria que, en general, ha sido flojo. Se anunciaba entonces el inicio de las actividades de recuperación de la línea “A”.

En julio de 2019, el Ejecutivo realiza cambios gerenciales y sustituye al entonces presidente de Sidor, Rubens Llanes, por Yajaira Rangel, quien venía de presidir el Complejo Siderúrgico de Guayana (Comsigua) desde agosto de 2016.

Pero ni los cambios gerenciales ni los anuncios de inversión para adecuaciones han generado resultados. “Lo único que trabaja a medias es la la línea B de Planta de Pellas; en el resto de las plantas no se está haciendo nada. Las acerías de Palanquillas, Planchones, Laminación en Frío y Caliente están detenidas, no hay respuestos ni compras de insumos”, resaltó Carlos Ramírez, delegado de la Acería de Palanquillas.

El trabajador considera que la única diferencia de la actual directiva con respecto a las gestiones previas ha sido el interés por nombrar los consejos productivos de trabajadores, una invención de la ilegítima Asamblea Constituyente de febrero de 2018, en un contexto de parálisis productiva; así como la entrega de bonos de asistencia perfecta a los trabajadores que cumplan 160 horas de asistencia al mes en un momento en el que el beneficio de transporte no está garantizado.

“Una buena cantidad de trabajadores está asumiendo asistir por el pago de este bono de asistencia perfecta, pero si llegase a ocurrir un accidente en el traslado del trabajador de ida o venida, porque viajan en camiones y perreras, prácticamente no habría responsabilidad de la empresa porque los supervisores han dicho que si no hay transporte no acudan a planta”, dijo.

Otro trabajador de la siderúrgica, que pidió mantener su nombre en reserva, afirmó que la nueva gestión ha realizado correctivos en el ingreso a planta y ha mejorado el resguardo para evitar el desmantelamiento de las áreas industriales. “Muchos trabajadores agarraban fichas de los compañeros y fichaban masivamente; en las fichadas masivas quien entraba con 10 carnets agarraba la comida de esos 10 trabajadores y también la caja de comida”, indicó.

Poner en marcha las plantas de producción siderúrgica y surtir los inventarios de repuestos e insumos sigue entre las tareas pendientes.

Template by JoomlaShine