Jueves, 12 Marzo 2015 00:00

Corporación Siderúrgica arrebata a CVG control del sector Hierro-Acero

 
Valora este artículo
(6 votos)
La Corporación Siderúrgica de Venezuela controlará las finanzas y la gestión general de sus tuteladas La Corporación Siderúrgica de Venezuela controlará las finanzas y la gestión general de sus tuteladas FOTO Archivo

La Corporación Venezolana de Guayana (CVG) nace el 29 de diciembre de 1960 para asumir los patrimonios y funciones del Instituto Venezolano del Hierro y el Acero y la Comisión de Estudios para la Electrificación del Caroní, para luego encargarse de la planificación y desarrollo de todo el proyecto industrial de Guayana. 54 años después de su fundación, la CVG pierde el control de las operaciones y finanzas de empresas tan estratégicas como la Siderúrgica del Orinoco (Sidor) y Ferrominera Orinoco, a raíz de la entrada en vigencia del acta constitutiva y los estatutos sociales de la Corporación Siderúrgica de Venezuela (CSV).

El aporte corporativo que anteriormente Sidor y FMO pagaban a la Corporación Venezolana de Guayana, con base a los ingresos brutos anuales, deberá ser entregado a la Corporación Siderúrgica de Venezuela. En esta oportunidad, el aporte será de 1% de la base imponible de cada facturación, monto que podrá ser ajustado o modificado por la Asamblea de Accionistas.
______________________________________________

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


CVG abandona negociaciones con accionistas “B” de Sidor

El cumplimiento de los estatutos sociales de la Corporación Siderúrgica de Venezuela fue inmediato, al menos en lo que respecta a los accionistas “B” de Sidor, que este jueves tenían previsto reunirse con la comisión negociadora nombrada por la CVG para discutir la continuidad del reembolso de las acciones.

El director de Sidor, en representación de los socios minoritarios, Pedro Acuña, informó que funcionarios de la CVG explicaron que ya no tienen facultad para discutir este tema, pues la CSV es la llamada a tener las acciones del sector hierro-acero, entre las que se encuentran los títulos en manos de los accionistas “B”.

Acuña aseguró que la CSV está en la obligación de adquirir las acciones en poder de los socios minoritarios de Sidor, paso que -considera- debió cumplir antes de la realización del acta constitutiva, que establece que las acciones de la Corporación Siderúrgica no podrán ser cedidas o enajenadas en forma alguna al sector privado.

Este viernes, informaron a los accionistas, la CVG discutirá la transferencia de los títulos en poder de los socios “B” de Sidor, con el objetivo de lograr un encuentro el lunes con el representante judicial de la Corporación Siderúrgica.

El director de Sidor llamó la atención sobre el debilitamiento de la CVG con la transferencia de los aportes de Sidor y FMO a la Corporación Siderúrgica. “La CVG queda como un hueco, solo con los aportes del sector aluminio”.

La Corporación Siderúrgica de Venezuela (CSV), creada el 6 de febrero del 2009 según la Gaceta Oficial Nº 39.115, para reordenar al sistema ferrosiderúrgico nacional cuenta desde la semana pasada con acta constitutiva y estatutos sociales, que le permiten ahora controlar las operaciones y finanzas de filiales tan estratégicas como la Siderúrgica del Orinoco “Alfredo Maneiro” (Sidor) y Ferrominera Orinoco.

“Vamos a crear la Corporación Siderúrgica Venezolana para ordenar todo el sector”, dijo en 2008 el entonces presidente Hugo Chávez, durante la firma del contrato colectivo y la nacionalización de Sidor, día en el que consideró la oportunidad de que Pdvsa invirtiera en la acería, que regresaba luego de 10 años a manos estatales. “Pdvsa muy bien puede invertir recursos y luego la Corporación le irá pagando esa inversión con tubos a mediano plazo, porque Pdvsa va a necesitar todos los tubos del mundo”, enfatizó.

Pero seis años transcurrieron para la constitución legal del consorcio, una vez registrados los estatutos sociales. Con la inscripción del acta constitutiva y los estatutos sociales ante el Registro Mercantil el pasado 25 de febrero, la CSV adquiere carácter de compañía anónima y, por ende, facultad para ejercer la tenencia de las acciones de sus filiales, muchas de las cuales seguían tuteladas por la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), que se debilita ahora más.

Los estatutos, publicados en la Gaceta Oficial 40.612 del 3 de marzo, señalan que la CSV tendrá su domicilio en Puerto Ordaz, municipio Caroní, estado Bolívar y su objeto es “elaborar y ejecutar el Plan para la Ordenación del Sector Siderúrgico, enmarcado dentro del Plan de Desarrollo Económico y Social de la Nación, a los fines de utilizar intensivamente el potencial disponible en el sector siderúrgico para el desarrollo industrial del país, desde la perspectiva del modelo productivo socialista”.

El presidente de la Corporación, ratifica el acta constitutiva, es Jesús Zambrano Mata, actual presidente de Ferrominera Orinoco; los directores principales: Tomás Schwab, titular de Sidor; Wilfredo Villarroel, presidente de Orinoco Iron; y los suplentes: Sadner Guzmán Silva, Giovanny Tovar y Leoner Rodríguez. El secretario de la junta directiva es Carlos González Bosch; el comisario, José González Urbaez y el representante judicial, José Luis Useche Parra. Estas designaciones, indica el acta, son “provisionales”.

Para el cumplimiento de su objetivo, la Corporación podrá adquirir total o parcialmente acciones en sociedades mercantiles relacionadas directa o indirectamente con su objeto o fusionarse con ellas; promover la creación de empresas; coordinar un esquema productivo con las empresas del sector, tutelando su planificación y gestión; y fomentar el desarrollo de la actividad del hierro y el acero como mecanismo alternativo de la diversificación de la economía nacional “y con ello una potencial fuente de ingreso de divisas al país”.

La Corporación funcionará como empresa matriz, ejerciendo la tenencia y representación de las acciones de las estatales, mixtas, procesadoras y productoras del sector hierro y acero, que le sean asignadas como filiales y, en ese sentido, podrá reservarse el manejo de las finanzas de sus tuteladas.

El consorcio tendrá la representación de las acciones que pertenezcan a la República Bolivariana de Venezuela en las sociedades mercantiles: CVG Ferrominera Orinoco, Sidor, Empresa de Producción Social Tubos sin Costura, Siderúrgica Nacional, Aceros del Alba, Constructora Nacional de Rieles para Vías Férreas y Estructuras Metálicas, y cualquier otra empresa del sector hierro y acero que sea establecida por el Presidente de la República.

Los estatutos establecen que durante los primeros cinco días hábiles de cada mes la Corporación recibirá de sus filiales un estado de cuentas con el detalle de los ingresos y egresos e informe comparativo sobre los planes en curso y los resultados en proceso.

Uno de los objetivos que sobresale es el detallado en la cláusula decimoprimera que indica que “la Corporación velará porque sus empresas filiales sean autosustentables y produzcan los recursos financieros requeridos para su funcionamiento y operatividad”, en momentos en que las empresas muestran un negativo desempeño en materia productiva y financiera.

Como empresa matriz, la Corporación tendrá entre sus atribuciones la designación de comisarios y auditores externos; la revisión de memorias anuales, aprobación de planes y presupuestos anuales; establecer políticas de personal; así como autorizar el destino de excedentes y constitución de fondos de reserva, entre otras.

Aporte por facturación
El aporte corporativo que anteriormente Sidor y FMO pagaban a la Corporación Venezolana de Guayana, con base a los ingresos brutos anuales, deberá ser entregado a la Corporación Siderúrgica de Venezuela. Empero, en esta oportunidad, el aporte será de 1% de la base imponible de cada facturación, monto que podrá ser ajustado o modificado por la Asamblea de Accionistas.

La Asamblea General de Accionistas, que ejercerá la suprema autoridad de la Corporación, establecerá y fijará el pago y la oportunidad en que las empresas deberán entregar la contribución de “obligatorio cumplimiento”. Todas las tuteladas del sector hierro-acero deberán cumplir con el aporte.

“Para asegurar dichos ingresos, las empresas filiales deberán diseñar y desarrollar en sus administraciones, sistemas que permitan las retenciones de ese porcentaje de las facturaciones y la transferencia inmediata del recurso a la cuenta bancaria que señale la Corporación”, indica la cláusula 14, que blinda la expedita transferencia del aporte.

Distribución “socialista”
El acta constitutiva defiende, además, el carácter socialista en la distribución y política de precios. Según el documento oficial, la distribución y comercialización se hará preferentemente mediante “canales, circuitos y redes socialistas”, y las eventuales exportaciones se harán una vez sean satisfechas las necesidades nacionales.

Sobre la definición de los precios, los estatutos sociales no aportan mayores detalles, pero en el documento queda la salvedad de que algunas cláusulas se cumplirán según el reglamento interno de la Corporación que aún está en elaboración.

Visto 12530 veces Modificado por última vez en Viernes, 13 Marzo 2015 01:09

A partir del 4 de junio, y hasta que el Banco Central de Venezuela (BCV) lo determine, los precios deberán identificarse solamente...

Está previsto que el proyecto, cuya puesta en marcha estaba planteada para 2011, sea concluido a finales de 2018. ...

Persiste el descontrol en las zonas auríferas. “El Arco Minero como tal no existe. Lo que se hizo fue subirle el volumen a la...

Negocios del mercado de Chirica comercializan una res por semana en promedio. Sin embargo, admiten que la gente ya no compra un ki...

La preventa del criptoactivo inició este martes. Pese a las fallas del portal web en el proceso de registro de los interesados, Ma...