Comunidades como las del barrio José Gregorio Hernández y Los Oleandros manifestaron su preocupación por el nivel de las aguas que ha obligado a varias familias a desalojar. Otras esperan a que el río no tome más terreno o, de lo contrario, acudir a un refugio. La esperanza de una reubicación se ha desvanecido, pues aseguran que es la promesa sin cumplir de todos los años. Esta temporada de lluvias ha afectado a más de 200 familias: la mayoría, por la crecida de los ríos. El resto, por obstrucción de drenajes.

El ingeniero y consultor eléctrico José Aguilar sostiene que con una hidrología favorable como la actual era posible generar la energía necesaria para reactivar en parte las empresas básicas; “esa energía hubiera ayudado a crear volumen de recepción para la temporada de lluvias”.

El experto eléctrico, Miguel Lara, considera absurdo mantener el racionamiento, visto el incremento del aporte de agua al embalse. Señala que en septiembre podría implementarse un plan menos agresivo en caso de meses desfavorables en materia hidrológica.

A partir del 4 de junio, y hasta que el Banco Central de Venezuela (BCV) lo determine, los precios deberán identificarse solamente...

Está previsto que el proyecto, cuya puesta en marcha estaba planteada para 2011, sea concluido a finales de 2018. ...

Persiste el descontrol en las zonas auríferas. “El Arco Minero como tal no existe. Lo que se hizo fue subirle el volumen a la...

Negocios del mercado de Chirica comercializan una res por semana en promedio. Sin embargo, admiten que la gente ya no compra un ki...

La preventa del criptoactivo inició este martes. Pese a las fallas del portal web en el proceso de registro de los interesados, Ma...